LA RUTA DE LAS 7 ERMITAS DE BOSSÒST

Una de las actividades que os recomendamos para la tarde que paséis en Bossòst es la pequeña vuelta de las 7 Ermitas. En realidad, se trata de 7 ermitas  y una iglesia, la iglesia de la Mair de Diu dera Purificacion, una de las mejor conservadas de todo el Valle de Aran y un clásico ejemplo de iglesia románica aranesa. 

Pero en este post no os queremos hablar sobre la iglesia, sino sobre el recorrido circular de 1 hora aproximadamente que te llevará a visitar todas las Ermitas construidas a los alrededores del pueblo de Bossòst. La ruta ofrece unas vistas espectaculares sobre este bonito pueblo del Baish Aran. 

LA LEYENDA DE LAS 7 ERMITAS PROTECTORAS DE BOSSÒST
Cuenta la leyenda que un día cualquiera, un pastor del pueblo de Bossòst, que subía con las ovejas a la montaña como solía hacer a menudo, se encontró con un monje. El pastor quiso mostrarle al monje la preocupación de la gente del pueblo por la llegada de la peste y pedirle consejo para saber qué hacer para evitar que llegara la enfermedad a Bossòst. 

El monje le recomendó que construyera un seguido de ERMITAS alrededor del pueblo ya que éstas les iban a proteger de la llegada de la peste al pueblo. El pastor, contento con la solución, bajó y le contó a la gente la idea del monje pero no tuvo mucho éxito, nadie le creyó. Así que volvió a subir a pedir ayuda al monje, y éste le hizo unas marcas en la espalda con la mano para que la gente le tomara en serio y también le dijo que las Ermitas debían construirse encaradas al pueblo.  El pastor bajó al pueblo y les mostró las marcas del monje. La gente le creyó y con la ayuda de todos los vecinos empezaron la construcción de las 7 Ermitas Protectoras de Bossòst. Se cuenta que la peste nunca llegó a este pequeño municipio. 

ITINERARIO DE LA RUTA. ¿EMPEZAMOS?
Si cruzamos el puente de Bossòst y nos situamos en el margen derecho del río Garona nos encontraremos con la primera de las ermitas: la “Ermita de Sant Fabian y Sant Sebastian. En este punto empezamos el recorrido. Fijaros en la imagen de Sant Sebastian en el interior y el color azul cielo de la cabecera que contrasta con el resto de paredes blancas. Bonito, ¿verdad?

Bien. Ahora cruzamos el puente y seguimos las señales que nos indican la ubicación de la Iglesia Mair de Diu dera Purificacion, que fue declarada Bien Cultural Interés Local el pasado 2015. Deciros que la puerta que más destaca es la orientada al Norte, que tiene un tímpano de mármol negro esculpido con un pantocrátor junto con símbolos evangelistas: el sol y la luna. ¿La has encontrado?

 Ahora sigue por la calle dera Glèsia todo recto y ya al final del pueblo vas a ver cómo emerge la Ermita de Sant Roc a tu derecha, siempre decorada y muy bien cuidada. Seguirás por ese mismo camino que te hará salir del pueblo para encontrarte con la siguiente Ermita.

Seguiremos andando hasta que nos encontremos con un cartel indicador que nos hace girar a la izquierda. Allí empezamos a subir y subir hasta encontrarnos con otro sendero que nos lleva a “la cueva”, lo tomamos y llegamos a una enorme cueva que alberga la Ermita de Santa Eulália, de la que lamentablemente quedan simplemente 4 muros. Pero el lugar es tan maravilloso que merece la pena la subida. Seguramente las mejores vistas de Bossòst sean desde este punto. 

Vale genial! Ahora retrocedemos y vamos a encontrarnos con el camino de antes de coger el desvío de la cueva y seguimos el camino de bajada al pueblo. Y a unos 10 minutos ya nos encontraremos con la Ermita de Sant Joan Crisòstom, seguramente la de más tamaño de todas, y la que ha sufrido el impacto de diversas aludes por su ubicación. 

Ya verás que nos estamos acercando al pueblo de nuevo, y ahí en el primer desvío a la derecha tomaremos la calle de Sant Cerat que nos llevará a la Ermita de Sant Cerat, un lugar a las afueras del Bossòst ideal para buscar un poco de tranquilidad y sombra en verano. ¿Os habéis fijado que de camino hemos pasado por un lavadero?

Pues ahora volvemos al lavadero y bajamos a la derecha por la calle d’Arnan, y a la izquierda por la Trauesa Pietat,  que nos llevará a la Ermita de Mair de Diu dera Pietat

Después deberemos retroceder y seguir las señales hacia la Ermita de Sant Antoni, la más alejada y fuera del pueblo, en el viejo camino de subida al Portilhon. Y con esta ya habremos visitado las 7 ermitas, y la iglesia del pueblo. 

¿Qué te ha parecido?

Cuando estés ya en el pueblo echa la vista hacia arriba e intenta localizar la cueva en la que has estado hace unos momentos. Enorme, ¿verdad?

 

Dejar un comentario